0
se añadió correctamente a tu carrito.

La relación entre resaca y ansiedad es más común de lo que pensamos y cuenta con su propio término: “patología dual”. Este tipo de estados se producen cuando se asocia una adicción con una enfermedad mental.

Hay que tener en cuenta que en el caso de la resaca y ansiedad, ambos estados cuentan con una conexión directa y bidireccional puesto que uno puede dar lugar a otro y viceversa. Con ello no queremos decir que una persona que consume alcohol termine ansiosa necesariamente ni que una persona ansiosa tenga problemas con el alcohol.

Motivos fisiológicos que relacionan resaca y ansiedad

relación alcohol y ansiedadEsta mezcla de estados entre resaca y ansiedad responde a motivos fisiológicos puesto que el alcohol atraviesa de una forma fácil las membranas de las células por lo que es absorbido por el estómago más rápidamente y por tanto, distribuido por el resto de tejidos. De esta forma, actúa sobre diferentes receptores del sistema nervioso llegando a jugar un papel depresor. Por ello, el alcohol presenta una relación muy directa con diferentes tipos de emociones como son la ansiedad o la depresión.

El consumo moderado de alcohol hace que el receptor se desinhiba y disminuya su ansiedad, es decir, se equipara a un estado de excitación que aumenta la frecuencia cardiaca y respiratoria. En cambio, si el alcohol se consume en mayor cantidad funciona de forma plena como depresor, disminuyendo de esta forma el nivel de conciencia y las funciones autónomas como la respiración y frecuencia cardiaca.

Cuando consumimos alcohol en exceso, tenemos una sensación de calor, pero realmente lo que estamos es perdiéndolo por lo que si la temperatura exterior es muy baja, podemos tener problemas a la hora de recuperar la temperatura corporal y por tanto, llegar a una hipotermia.

¿Por qué recurrimos al alcohol en caso de trastornos de ansiedad?

En caso de los trastornos de ansiedad, son muchas las persona que recurren al alcohol puesto que a corto plazo tranquiliza pero en un uso más continuado produce ansiedad e inquietud que supera en gran medida el estado inicial que queremos evitar. Además, debemos de tener en cuenta la forma en la que nos pueden afectar también circunstancias ambientales junto al alcohol. En aquellas personas que sufren de problemas de ansiedad, el alcohol puede atenuar de una forma circunstancial los miedos pero de esta forma, no se afrontan los problemas y corremos el riesgo de utilizar el alcohol para enfrentarnos a cualquier tipo de situación.

Por ello, y siendo conscientes de los problemas a nivel emocional que puede acarrear el alcohol tanto al individuo como al conjunto de la sociedad, la prevención es la mejor opción para evitar que estas situaciones ocurran. La adopción de medidas educativas, la superación de mitos socialmente arraigados y el desarrollo de una mejor y más rápida atención de los ciudadanos en riesgo ayudará a enfrentar esta circunstancia.

Y lo más importante, si te sientes identificado con cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente, acude a tu médico, la atención temprana puede atajar este problema.

¿Por qué se relacionan resaca y alcohol?

Dejar un comentario

5 − 3 =